• Pasado y presente del conflicto político y social
    Núm. 15 (2019)

    Paraguay es un país que tanto en dictadura como en democracia ha presentado, a través de su historia, una institucionalidad muy débil y una gobernabilidad marcadamente limitada. Los actores sociales y políticos que protagonizan el debate público raramente han podido encontrar soluciones a problemas colectivos mediante el diálogo y la participación en espacios institucionales de resolución de conflictos, tales como el parlamento, las mesas de diálogo, u organismos de arbitraje. Por el contrario, ha sido usual recurrir a las calles, a las plazas y, en algunos casos, hasta a los campos de batalla para dirimir diferencias y buscar salida a distintos tipos de conflictos. De esta manera, ha sido a través de las medidas de fuerza, de las manifestaciones, de las huelgas y – no pocas veces – hasta de los balazos que se tomaron decisiones a las que no se pudo llegar a través del diálogo.

    La experiencia muestra además que raramente se logra evitar medidas de fuerza a través del diálogo previo, dejando casi siempre explotar el conflicto y esperando hasta el recrudecimiento del mismo para empezar a buscar soluciones que satisfagan a los actores involucrados. Es más, algunas veces hasta se prefiere que el conflicto llegue a consecuencias extremas antes de buscar resolverlo, y en otros casos se opta sencillamente por la derrota de una de las partes antes de aceptar sentarse a negociar una solución que resuelva el problema en juego. El conflicto político y social es entonces una constante en la historia –y el presente– del Paraguay. Por ello, en este número de Novapolis buscamos reunir algunos casos que nos permitan analizar cómo el mismo es dirimido. Los artículos que publicamos individualizan situaciones concretas de conflicto desarrolladas en el país, evaluando su origen y su proceso y, en muchos casos, evidenciando cómo se ha buscado intencionalmente exacerbar la problemática, llegando hasta desenvolvimientos violentos antes de emprender una búsqueda de soluciones satisfactorias para los actores involucrados.

  • Sistema productivo, salud y protección social
    Núm. 14 (2018)

    El sistema productivo de un país, en esta edad post-contemporánea está, o por lo menos debería estar, directamente relacionado con la salud y la protección social de su población.

    Producir garantizando la salud y la protección social (jubilación, desempleo, seguridad laboral) de los trabajadores y de sus familias debería ser algo básico en toda sociedad. Aún más en un país como Paraguay, que en el Art. 1 de la Constitución Nacional define a su sistema republicano como un “Estado social de derecho”.

    Sin embargo, más allá de leyes que en el papel protegen la salud y las condiciones de vida de la población, encontramos una permanente violación de los derechos sociales más básicos de la población en general, y de los trabajadores en particular.

    A pesar de contar con leyes que garantizan protección social y salud, que prohíben la contaminación del medioambiente y que abogan por una sociedad justa e inclusiva, la realidad paraguaya nos presenta hoy en día un conjunto social donde el ciudadano queda desamparado frente a una maquinaria productiva que pone permanentemente el beneficio económico por encima de la vida de las personas. Nos encontramos entonces en un país donde el sistema productivo, a pesar de impulsar discursivamente la “responsabilidad social” de las empresas, en realidad impulsa una sociedad donde las garantías y los derechos sociales de la población son constantemente violados y pisoteados.

  • Cultura política y acción pública
    Núm. 13 (2018)

    Hablar de política significa discutir sobre acción pública; dado que la política, en cuanto técnica para la resolución de problemas colectivos y para la construcción del bien común, se desarrolla en el espacio público.

    Lo que nos interesa es evaluar el proceso de elaboración e implementación de las políticas llevadas adelante en el país, preguntándonos por las motivaciones que explican su diseño, así también como sus efectos concretos y su incidencia en el mediano y largo plazo.

    Los artículos que componen esta edición no solamente analizan las causas y los efectos de las políticas impulsadas; sino también adoptan una perspectiva cultural, es decir, evalúan a las políticas implementadas como parte de la construcción cultural. De esta manera se brindan elementos para comprender cómo la “cultura política” que finalmente se instala termina incidiendo de manera decisiva en la idea de democracia que la colectividad asume.

  • Economía agrícola en Paraguay
    Núm. 12 (2017)

    Evaluar el desarrollo actual de la economía agrícola en Paraguay, debería significar analizar el desarrollo de la gran producción mecanizada, la difusión del cultivo de la soja, la situación del pequeño productor y de la agricultura familiar en el marco de los modernos agronegocios, el nivel de utilización de semillas transgénicas y de agrotóxicos en el país, las nuevas fronteras de la producción agrícola no tradicional, o cómo en todo esto consigue sobrevivir la agricultura indígena. Todos esos temas están presentes en esta edición de la revista Novapolis, pero no están al centro del debate referente al futuro de la economía agrícola nacional.

    Hoy el centro del debate sobre el futuro de la agricultura en el país se define en pocos y específicos temas: si la resistencia pacífica del campesinado a la latifundización de la producción agrícola actualmente vigente tendrá éxito, o si los mismos continuarán siendo expulsados hacia las periferias marginales urbanas; pero sobre todo: qué rol jugará en este proceso de reorganización productiva del campo la acción violenta y armada del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo.

  • Políticas para el desarrollo
    Núm. 11 (2017)

    En este 2017, cumpliéndose diez años de la primera edición impresa de la revista Novapolis renovamos nuestro desafío editorial. A partir de este número no tendremos más ediciones con temas específicos, así como tampoco la sección de artículos de temática libre. De ahora en adelante cada edición de la revista asumirá las características de una monografía amplia, sobre áreas específicas del conocimiento en materia política y social, tales como desarrollo social, sistema político, movimientos sociales, etc.

    Se trata ésta de una evolución necesaria, que va de la mano con el renovado impulso que la producción de investigación académica está tomando en estos últimos años en el país gracias a las inversiones de CONACYT, con lo cual se está consiguiendo ampliar la producción académica nacional en muchos ámbitos (incluyendo las ciencias sociales). De esta manera se están impulsando investigaciones sobre temáticas cada vez más amplias y variadas, que difícilmente podrían difundirse oportunamente a través de una revista con ediciones de temáticas rígidas como ha sido Novapolis en el pasado.

    Iniciamos esta nueva fase con una edición de la Revista dedicada a las “Políticas para el Desarrollo”, con artículos que se ocupan de desigualdad, equidad, educación, género, salud y bono demográfico; gran parte de los cuales han sido producidos a partir de investigaciones de campo que han permitido ampliar el conocimiento que tenemos sobre los mecanismos que mueven las políticas públicas paraguayas en temáticas tan sensibles como las que señalamos.

  • Guerra Guasú: Herencias e incidencias
    Núm. 10 (2016)

    A fines de noviembre de 2015 en la Universidad Nacional de General Sarmiento (Argentina), se convocaron las la III Jornada de Reflexión: Paraguay/ Territorios, fronteras y guerras. Curuguaty sobre todo. Uno de los núcleos de los múltiples debates que se produjeron en el contexto de ese encuentro académico-militante fue la Guerra Guasu (1865-1870) ya que en 2015 se cumplían 150 años del comienzo de esa hecatombe. En este número de Novapolis, presentamos cuatro trabajos más que consistentes sobre la Guerra Guasu, que fueron presentados en el marco de esas jornadas.

    La Guerra Guasu, Guerra en contra de la Triple Alianza, Guerra de la Triple Alianza, Guerra del Paraguay o Guerra en contra del Paraguay –pequeños detalles idiomáticos que revelan matices ideológicos y posiciones políticas sobre los hechos– fue una hecatombe. Al concluirse dio pie a un nuevo capítulo de la vida del pueblo paraguayo, marcado por la destrucción, la desarticulación social, una hiperpobreza difundida, la desarticulación identitaria e ideológica de la élite, la aparición de nuevos agentes –del capitalismo mundial– en la estructura productiva, comercial y financiera, y por los (mismos) lastres genéricos propios de la preguerra que venían arrastrándose por lo menos de la Colonia, pero que ahora se rearticulan dentro de los márgenes del Estado liberal.

  • Conceptos para el debate político en Paraguay
    Núm. 9 (2015)

    El pobre nivel del debate político que se desarrolla en Paraguay es probablemente consecuencia de décadas de dictadura militar opresiva que ha impedido por mucho tiempo la libre circulación de ideas, sofocando toda posibilidad de impulsar y debatir nuevos conceptos y perspectivas. La vuelta a la democracia en 1989 no ha sido suficiente para revertir esta realidad, y después de un cuarto de siglo todavía sufrimos la endémica ausencia de un debate político “serio”, que vaya más allá de la conquista del poder o la simple lucha electoral.El debate público nacional sigue siendo prisionero de un esquema de frases hechas y conceptos simplistas que, en vez de examinar cuidadosamente la realidad para poder interpretarla correctamente, se basa en preconceptos y elementos triviales fundados en el sentido común.

    La realidad recién descrita envuelve como camisa de fuerza al debate político nacional, determinando la difusión de un sinfín de conceptos elementales e ideas confusas en el ámbito político, cultural y social, e inclusive en el mismo ámbito académico. Esta situación genera un ambiente cultural e intelectual lleno de preconceptos y simplificaciones, trasformando de esta manera todo debate sociopolítico en una confusa amalgama de conceptos reduccionistas y casi triviales, que de nada sirven para interpretar la realidad que nos rodea y encontrar soluciones a los problemas comunes, lo que al fin y al cabo es la función principal del “hacer política”.

  • Paraguay como fronteras…
    Núm. 8 (2015)

    Los trabajos reunidos aquí fueron presentados en las II Jornadas de Reflexión «Paraguay como Fronteras»: un evento académico que se realizó en la Universidad Nacional de General Sarmiento (Argentina), los días 11 y 12 de diciembre de 2014, y que se viene realizando con una regularidad anual con el objetivo, el deseo y la necesidad intelectual de reflexión a través de Paraguay y de América Latina.

    En este número de Novapolis aparecen algunas reflexiones que, en términos generales, piensan las fronteras menos como límites infranqueables que como porosidades. Implican flujos y reflujos, contrabandos de los buenos, circulaciones, idas y venidas; más que dos países nos insisten sobre una existencia: la de una región; que hay que consolidar. Los trabajos que interactúan aquí vuelven sobre algunos aspectos claves del presente paraguayo. Están la tierra y sus actores. Los campesinos, el modelo económico del agronegocio, las ligas agrarias. Pero figuran también Estados y gobiernos y lo que pretenden hacer esos actores complejos con las fronteras territoriales. También se insiste en cómo recordar el pasado reciente. El concepto de frontera suele y puede remitir a las separaciones: geográficas, políticas, lingüísticas, disciplinarias.

    Pero, también, las fronteras crean espacios en los cuales se generan tránsitos sociales, culturales, simbólicos, políticos, mercantiles que deben hacer las cuentas con la existencia de un límite; límite que por cierto puede ser escamoteado, constructo a ser desandado en busca de otros significados.

  • ¿«Nuevos Rumbos» para el Paraguay?
    Núm. 7 (2014)

    En Abril de 2013, con la elección de Horacio Cartes como nuevo Presidente de la República del Paraguay para el período 2013-1018, no se verificó solamente una normal alternancia en la gestión política y administrativa del Estado, como ocurre indefectiblemente cada cinco años; sino más bien se cerró un época de gobierno para dar apertura a otra, con líneas de desarrollo y contenidos socioeconómicos totalmente opuestos a la anterior.

    Después de que por nueve años, durante los gobiernos del Presidente Duarte Frutos y del Presidente Lugo (2003 a 2012), se habían implementado políticas que apuntaban a un fortalecimiento de los derechos sociales de la ciudadanía, a un desarrollo del estado social a través de diferentes políticas de promoción y asistencia en ámbitos tales como educación, salud, vivienda, y apoyo a la tercera edad; con el inicio del Gobierno Cartes se ha dado un giro de ciento ochenta grados en la acción política y social gubernamental, con la implementación de medidas que apuntan más bien a dejar de lado las políticas sociales a favor del desarrollo de prácticas más cercanas a un neo-liberalismo avanzado, de corte «chileno».

  • Incidencia histórica del movimiento sindical en la política paraguaya
    Núm. 6 (2013)

    El movimiento sindical paraguayo tiene una historia muy “accidentada” en lo que se refiere a su incidencia en la realidad social y política del Paraguay. Nacido en 1880 alrededor de las sociedades de mutuo socorro, en sus 130 años de historia se ha desarrollado según diferentes fases; la anarcosindicalista, la social-comunista, la colorada.

    La historia del movimiento obrero paraguayo siempre ha estado llena de altibajos; por momentos pudo surgir como actor sociopolítico relevante con una fuerte organización y amplia incidencia en el desarrollo de la nación, en otros momentos el movimiento sindical tuvo una desaparición sustancial del debate público, sin presentar incidencia alguna en el mismo y con una presencia exclusivamente testimonial frente a los acontecimientos políticos y sociales del Paraguay.

    Analizar la “Incidencia histórica del movimiento sindical en la política paraguaya” significa devolver el “honor político” a un movimiento sindical que en algunos momentos de la historia paraguaya ha sido un actor político y social no solo relevante sino determinante para definir, en positivo o en negativo, el curso de los acontecimientos.

  • Movimientos sociales en el Paraguay actual
    Núm. 5 (2012)

    Tres años después del último número publicado, vuelve Novapolis; en un momento en el cual la reflexión sobre el desarrollo político y social del Paraguay se vuelve cada vez más necesaria y urgente.

    En esta edición evaluaremos algunos de aquellos que han sido los protagonistas principales de este último cuadrienio, es decir: los movimientos sociales, tanto del sector rural como del urbano.

    Se trata claramente de una primera aproximación al tema, de manera a empezar un proceso de reconstrucción, ladrillo por ladrillo, de cómo la sociedad paraguaya estuvo desarrollándose en el pasado reciente, de manera así a poder interpretar su posible evolución en el futuro próximo.

    También en el área de actualidad de esta revista no podíamos no tener en clara consideración lo que ha sido el principal acontecimiento político del año: la destitución del presidente Frenando Lugo, sobre el cual presentamos dos interesantes interpretaciones.

  • Cómo cambia la política en el Paraguay del siglo XXI (Tomo II)
    Núm. 4 (2009)

    En octubre de 2007, en miras a las elecciones generales de abril de 2008, publicamos «Como cambia la política en el Paraguay del siglo XX - Tomo I», que quería constituirse en un primer análisis, no exhaustivo, de cómo estaba evolucionando el sistema político paraguayo en el nuevo siglo.

    Casi un año y medio después retomamos  el temas, a partir del  análisis de cómo las elecciones de abril de 2008 han determinado «cambios» sustanciales en el desarrollo de la política paraguaya en este nuevo siglo que ya está llegando a cerrar su primera década.

    En las próximas páginas nuestros autores buscarán evaluar, más de manera sistémica que coyuntural, cómo la victoria del ex obispo Fernando Lugo ha afectado el desarrollo del sistema político paraguayo, y si los cambios que se han producido en éste han sido realmente cambios permanentes o todavía no está definido el rumbo que tomará en los próximos años el sistema político paraguayo: si se dará finalmente un «cambio» efectivo o si vamos hacia una ineluctable «restauración» de la situación preexistente.

  • El clientelismo electoral en el sistema político paraguayo
    Núm. 3 (2008)

    El manejo clientelar del voto en las elecciones políticas es un instrumento muy utilizado para la construcción del consenso en las democracias más débiles e incipientes con amplios sectores de pobreza y marginalidad, en cuanto permite construir carreras políticas no a partir de propuestas y programas sino explotando las necesidades básicas insatisfechas de amplios sectores de la ciudadanía.

    El clientelismo electoral vacía de valor el instrumento del voto, lo  degrada de herramienta para la selección de la clase dirigente y definición políticas de estado, a mero instrumento de intercambio para obtener algún beneficio personal inmediato (trabajo, dinero, etc.).

    En Paraguay, específicamente, la gran mayoría de los partidos, antes que trabajar para fortalecer un electorado consciente y crítico, prefiere construir el consenso manejando prácticas clientelares que van desde la entrega de víveres y medicamentos y las promesas de trabajo hasta el manoseo de los recursos públicos para favorecer a amigos y padrinos.

  • Como cambia la política en el Paraguay del siglo XXI - Tomo I
    Núm. 2 (2007)

    En marzo de 1999 se produjo un cambio fundamental en el esquema político tradicional paraguayo. La población, por primera vez desde el fin de la dictadura, asumió un protagonismo activo tanto durante las manifestaciones desarrolladas en los días sucesivos al asesinado del vicepresidente Argaña, como también en la oceánica adunada que siguió a la asunción por parte de Luís González Macchi a la Presidencia de la República (en sustitución del renunciante Raúl Cubas Grau).

    Desde este entonces el sistema partidario paraguayo fue cambiando, los partidos tradicionales empezaron a dejar espacios cada vez más amplios a nuevos partidos basados más sobre propuestas políticas (aunque identificadas con la imagen de su líder) que sobre la identidad y afectividad del electorado.

    Una nueva realidad de la política paraguaya, que se desarrolla contemporáneamente a los cambios que se están dando en muchos países de América Latina, y sobre los cuales hemos decidido abrir un debate acerca de «Cómo cambia la política en el Paraguay del Siglo XXI», siendo este el primer tomo de dos que se ocuparán de este tema.

  • Juventud paraguaya ¿protagonista o espectadora del proceso democrático?
    Núm. 1 (2007)

    Durante los 18 años que siguieron el fin de la dictadura stronista, la juventud paraguaya, en diferentes ocasiones, ha asumido un rol protagónico en el proceso de construcción de la democracia que ha vivido Paraguay; principalmente en momentos que definiríamos claves, cuales han sido la crisis Oviedo-Wasmosy del 1996 o el Marzo Paraguayo de 1999.

    Pero también, en otros momentos, la misma juventud ha demostrado pasividad y apatía con respecto a los procesos políticos y sociales en desarrollo en el país; y esto ha determinado el surgir de dudas sobre si ésta existiera efectivamente como sujeto político o más bien su protagonismo episódico fuera más hijo de situaciones coyunturales que de un real proceso de maduración como grupo social.

    Con este primer numero de la nueva serie de la Revista Novapolis, buscaremos encontrar una primera respuesta aproximativa a esta duda, y verificar si efectivamente la juventud paraguaya actúa más como protagonista o como espectador del proceso democrático que se está desarrollando en el país.